"En Jesús encontramos todo"

CONGREGACIÓN DE LOS SAGRADOS CORAZONES
de JESÚS y de MARÍA
Gobiernos Generales de Hermanos y Hermanas, Roma

ESPAÑOL | ENGLISH | FRANÇAIS

Home / Noticias / Ordenación diaconal de Edgar Pacheco Bárcenas

Ordenación diaconal de Edgar Pacheco Bárcenas

El pasado 30 de septiembre fue ordenado diácono Edgar Pacheco Bárcenas, sscc en la Parroquia Preciosa Sangre de Cristo en la Ciudad de México. La eucaristía fue presidida por Mons. Carlos Enrique Samaniego, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México.

Al inicio de la celebración, Don Carlos saludó y agradeció a Carlos Mendoza (Provincial), a los Hermanos y Hermanas Sagrados Corazones, a los formadores, a los padres de Edgar y en general a toda la comunidad que a lo largo de los años ha acompañado y formado la vocación de Edgar. Durante la homilía, recordó que, empezando por el Obispo, todos los cristianos son servidores, portadores de vida, hoy particularmente, en los ambientes donde hay temor, llanto, tristeza y desilusión por los efectos de la pandemia, de la guerra, la pobreza, el crimen organizado y el narcotráfico. De tal manera que toda la Iglesia y de manera especial los ministros de la Iglesia, como el Señor, desde abajo, desde dentro y desde cerca, se encarnan y acompañan al pueblo de Dios. El diácono, a través del ministerio que recibe, testimonia a Cristo Siervo, que nos amó primero, nos sirvió primero. Jesús no nos salvó sólo con palabras, sino con su pasión, muerte y resurrección, de tal modo que este ministerio es un estilo de vida que dura toda la vida y abarca todas las dimensiones. El diaconado es un modo de ser.

Don Carlos Enrique hizo memoria de una anécdota del Papa Pablo VI que en el Concilio Vaticano II se había fijado que todas las sesiones iniciaban con una procesión que introducía solemnemente el Evangelio. En una ocasión, el Papa quiso llevar el Evangelio e inmediatamente el ceremoniero le dijo que esa era tarea del diácono. El Papa respondió diciendo que él también era diácono. Y en esa ocasión, el Papa, primer diácono en la Iglesia, portó solemnemente el evangelio. Al final de la celebración Don Carlos, de rodillas, pidió la bendición del nuevo diácono.

Después de la eucaristía, se ofreció una comida en las instalaciones de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe a la que asistieron Hermanos, Hermanas, miembros de la rama laical, familiares y amigos. Edgar se dirigió a todos los asistentes diciendo que “No hay Palabras para agradecer a Dios la gracia de este ministerio, un gran regalo que la iglesia por medio de la imposición de manos de su pastor me ha otorgado. Este ministerio no se entiende sin la comunidad, pues surge en medio de ella y para ella, muchas gracias a todas y todos los que me han acompañado a lo largo de todos estos años de formación, a los que participaron el día de ayer de una u otra forma. No se olviden de rezar por mi, para que el Señor me conceda la gracia de aquello que se me ha encomendado”.

Enlace a la galería de fotos: https://bit.ly/3M1rl1z

05/10/2022