"En Jesús encontramos todo"

CONGREGACIÓN DE LOS SAGRADOS CORAZONES
de JESÚS y de MARÍA
Gobiernos Generales de Hermanos y Hermanas, Roma

ESPAÑOL | ENGLISH | FRANÇAIS

Home / Noticias / Reunión de superiores y superioras de la península Ibérica (Hnos y Hnas)

Reunión de superiores y superioras de la península Ibérica (Hnos y Hnas)

Del 12 al 13 de febrero se celebró en la Casa de Ejercicios San José, de El Escorial, la reunión anual de superiores y superioras de la península ibérica. En esta ocasión el tema a abordar fue vida religiosa “en salida”. Se contó con la presencia de Sebastián Mora, secretario general de Cáritas Española y miembro de Caritas Internacional.

En su ordenada exposición hizo ver  que esta “Iglesia en salida”, a la que nos invita el papa Francisco, no consiste en desmontar la tienda e irnos a otra parte sino en entrar en un proceso que incluye necesariamente tres momentos (sus tres charlas):

En primer lugar presentó un análisis de la realidad, datos y estadísticas junto con experiencias de situaciones personales. “Hacerse cargo de la realidad”. Un escenario caracterizado por la complejidad, que requiere evitar fundamentalismos, por la incertidumbre, por la vulnerabilidad individual y estructural, con una pobreza extendida y que se ha hecho “crónica”, una crisis económica que no es tanto de producción cuanto de solidaridad: hay dinero, pero no se sabe qué hacer con él, por eso es tan significativa la frase de los pobres: “no nos asusta la pobreza, nos indigna la desigualdad” (que no teniendo comida vea cómo se tira).

En segundo lugar reflexionó sobre lo que sería “encargarse de la realidad”, tomando la periferia como lugar hermenéutico, es decir, un punto de vista desde donde vemos globalmente. Invitó a evitar maneras incorrectas de ir a la periferia, muy frecuentes en los “voluntariados”: “surfistas”, que no profundizan y su objetivo es ser visto; “smartphone”, viviendo la realidad virtualmente, en diferido, preocupados por enseñarla, mostrarla y no por vivirla; “lavadora”, que da muchas vueltas (mucha actividad) pero no se mueve y crea un vacío en el interior. Es fundamental el encuentro con el que sufre y sufrir con él.

Por último, el tercer momento: “cargar con la realidad”. Una vida religiosa que ha de aparecer como algo distinto pero no distante, porque lo distinto es testimonial, lo distante raro. Más allá de una predicación kerygmática, o incluso de una pastoral de acompañamiento (Emaús) hemos de aprender el modelo de Jesús con la samaritana, donde el mismo Señor le pide : “dame de beber”. Necesitamos más testigos que teólogos.

Por último, en nuestro discernimiento podríamos preguntarnos: ¿estamos con quien nadie quiere estar? ¿dónde nadie quiere estar? ¿cómo nadie quiere estar? ¿Qué estamos aportando y qué nos está impidiendo aportar? 

15/02/2016