"En Jesús encontramos todo"

CONGREGACIÓN DE LOS SAGRADOS CORAZONES
de JESÚS y de MARÍA
Gobiernos Generales de Hermanos y Hermanas, Roma

ESPAÑOL | ENGLISH | FRANÇAIS

Home / Nuestros difuntos / † Hna. Epifanía IZARRA sscc (España)

† Hna. Epifanía IZARRA sscc (España)

   Queridos hermanos y hermanas:

   El 30 de Marzo de 2012, nuestra hermana Epifanía Izarra llegó al final de su larga vida para el encuentro definitivo con el Dios de la vida.
   Epifanía nació en Booz (Burgos), el 9 de Enero de 1921. Vino a la Congregación en 1940, hizo su Noviciado y los Votos Perpetuos en El Escorial y en 1941 comenzó su camino de Obediencia-Servicio en la Congregación.
Destinada a las comunidades de Torrelavega, Santander, El Escorial , en las que se entregó a los trabajos de la casa, de manera particular en el necesario y especial servicio de la cocina en aquellos tiempos de mayores dificultades.
   En 1963 fue enviada, sucesivamente, a las comunidades de Jaraiz de la Vera, Santander, Jerez de la Frontera y en 1972 tuvo la experiencia de vivir en la Comunidad de San Fernando inserta en un barrio, en colaboración con los hermanos ss.cc. En 1986 nuevamente en Torrelavega, siempre dedicada a las labores de la comunidad con gran dedicación y profundo espíritu religioso. 

   Epifanía tuvo una larga y bonita vida en la que quienes hemos vivido con ella podemos comunicar mucho de su gran persona. Me detengo brevemente en algo que muy positivamente me ha impresionado: Su gran amor a la Congregación, a los Sagrados Corazones, a nuestro Carisma de la Adoración perpetua, a la Eucaristía en nuestras vidas.
Siempre se manifestó agradecida a tanto como había recibido de la Congregación en su camino de renovación a la luz del Concilio Vaticano II, se sentía totalmente feliz en su relación con Dios y con los hermanos. Nunca vaciló y siempre fue dichosa en su seguimiento radical a Jesús en la vida religiosa, todo ello lo expresaba con gran sencillez y total convencimiento.

   En el periodo de su enfermedad, tuvo la obsesión de no querer molestar ni dar trabajo a los demás. El Señor escuchó su insistente deseo y cuando se aproximó su final, lo vivió con docilidad y paciencia admirable. Ha sido un bien para la comunidad verla y sentirla serena y apacible. Podemos decir que se durmió en al Amor de su Señor, nuestro Dios.
Nos unimos en una oración de acción de gracias y de confianza.

Comunidad de Torrelavega, Mª Pia Lafont


 

30/03/2012