"En Jesús encontramos todo"

CONGREGACIÓN DE LOS SAGRADOS CORAZONES
de JESÚS y de MARÍA
Gobiernos Generales de Hermanos y Hermanas, Roma

ESPAÑOL | ENGLISH | FRANÇAIS

Home / Nuestros difuntos / † Hna. Marie Clément LOIRET sscc (Francia)

† Hna. Marie Clément LOIRET sscc (Francia)



   Queridas Hermanas y Hermanos,

   Nuestra querida Hermana Marie-Clément LOIRET se ha ido dulcemente a la Casa del Padre, en vísperas de la fiesta de la Natividad de la Virgen. El Señor vino a decirle a quien desde hacía mucho tiempo había alojado a María en su casa.: “Yo te llevo conmigo…yo te llevo con nosotros…yo te llevo a lo de “mi Madre”

   Marie-Clément, “María y Lourdes” una sola en el espíritu de muchas de nosotras. Allí, en la ciudad marianista, nuestra hermana decía haber vivido los años más hermosos de su vida de religiosa de los Sagrados Corazones. Particularmente feliz en la Ciudad Socorro San Pedro, donde desarrolló todas sus dotes de mujer prudente y solícita. Nuestra Hermana distribuyó allí en abundancia su sonrisa que se hizo legendaria y oró por todos los voluntarios que se cruzaron por su camino, a quienes recomendaba generosamente a Nuestra Señora de Lourdes.

   La Hermana Marie-Clément acababa de cumplir cien años de edad…Dejó su Vendée natal recién cumplidos sus 20 años para entrar en el Postulantado de París donde pronunció sus votos en 1935. Fue ocasión el año pasado para reunirnos a su lado para festejar sus 75 años de consagración al Servicio de los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

   Sus diferentes obediencias la hicieron viajar mucho: Roma, París, Mende, Chartres, Lourdes…fueron lugares comunitarios donde trabajó como catequista, profesora de costura, sacristana, lencera y portera…Siempre con el mismo cuidado para un trabajo bien hecho y a la vez con un magnífico sentido de las relaciones.

   Todo ello se enraizaba en una profunda fe, heredada de su familia muy cristiana, en su Vendée natal. De su Señor había aprendido, día tras día, el camino de la Vida y es Él mismo quien la mantenía firme en su Palabra.
“Me enseñarás el sendero de la vida; me saciarás de gozo en tu presencia; de alegría perpetua a tu derecha.”(Salmo 15)

   Su última etapa aquí fue larga, dura, recibiendo cada día, en total entrega y abandono, los cuidados apropiados a su estado de salud. Las cuidadoras se admiraban ante su profunda serenidad y su bella sonrisa. No veremos más su bella sonrisa, pero guardaremos en el corazón su rostro pleno de luz.

   Confiamos a la Hermana Marie-Clément que interceda por nuestra Familia Sagrados Corazones. Y nosotros, hermanos y hermanas, damos gracias por su vida y la confiamos a vuestras oraciones.


Hermanas Jeanne Cadiou y Marie-Hélène Granjon  

07/09/2011