"En Jesús encontramos todo"

CONGREGACIÓN DE LOS SAGRADOS CORAZONES
de JESÚS y de MARÍA
Gobiernos Generales de Hermanos y Hermanas, Roma

ESPAÑOL | ENGLISH | FRANÇAIS

Home / Nuestros difuntos / † P. Mario SANDOVAL MUNITA sscc (Chile)

† P. Mario SANDOVAL MUNITA sscc (Chile)

    
    El padre Mario Sandoval nació en Concepción (Chile), el 1 de octubre de 1922. Hijo de Arturo Sandoval y Rosa Munita, fue el tercero de seis hermanos y hermanas.
 
    Realizó sus estudios básicos y medios en el Colegio de los SS.CC. de Concepción, ingresando a la Congregación a inicios de 1940. Profesó sus primeros votos religiosos en Los Perales, el 9 de marzo de 1941, y sus votos perpetuos el 12 de marzo de 1944. El 21 de septiembre de 1946, en Valparaíso, recibió la ordenación sacerdotal de manos de Mons. Rafael Lira Infante.
 
    Durante su ministerio sacerdotal, tuvo un lugar destacado la tarea escolar, principalmente en el Colegio SS.CC. de Concepción. Sus primeros 21 años de sacerdote los vive casi totalmente en Concepción. Es profesor, ministro, rector (1957-62), superior de la comunidad religiosa. Vuelve a esa ciudad en el período 1979-1985, tiempo en que es director de pastoral del Colegio. En total, 27 años en Concepción.
 
    Otra misión importante que Mario ejerció fue su servicio en parroquias. Fue el primer párroco de la Congregación en la Parroquia de La Anunciación (1974-79), en Santiago. Doce importantes años de su vida los vivió en la Parroquia San Juan Evangelista, Gómez Carreño (Viña del Mar), donde fue llamado cariñosamente como “el Tata Mario”. En el último período activo de su vida, ya con la salud más debilitada, sirvió en el Templo SS.CC. de Valparaíso (1999-2005).
 
    Otros dos servicios tuvieron una importancia significativa en la vida de Mario. Por una parte, la pastoral familiar: fue asesor nacional del Movimiento Familiar Cristiano (MFC) en el período 1969-74 y asesor diocesano de la pastoral familiar en Concepción (1980-85). Por otra parte, fue asesor del Patronato de los SS.CC. de Valparaíso en el período 1997-2003, acompañando al personal de esa institución solidaria y a los niños y niñas de sus Hogares.
 
    En todos estos lugares, Mario fue querido y apreciado, porque él mismo fue una persona cariñosa, servicial y bondadosa. Su jovialidad, sencillez, buen sentido, sus disposiciones espirituales y su inteligencia abierta, rasgos que conocimos en él, son características ya anotadas en los primeros informes de su formación en la Congregación. A través de sus actitudes, de sus palabras y de su vida entera consagrada al Señor, Mario nos dio testimonio de la familiaridad y cercanía de Jesús.
 
    En septiembre de 2007, ya en la casa provincial y con la salud debilitada, Mario sufrió una caída muy común en un hombre anciano. Fue sometido a una operación a las caderas, de la que quedó medianamente bien. Sin embargo, en el hospital contrajo diversas infecciones, a causa de su debilidad generalizada. Entre otras cosas, se dañó su epiglotis, pequeño órgano que cubre el conducto de aire cuando nos alimentamos. Desde ese momento (octubre 2007) no volvió a alimentarse normalmente, sino que debió hacerlo vía sonda, primero conectada a la nariz y, más tarde, a su abdomen.
 
   Su extrema debilidad lo acompañó durante un año y tres meses, tiempo en que estuvo prácticamente postrado en cama. En diversos momentos tuvo cuadros de neumonitis. Siempre mostró buen espíritu, optimismo y bondad, a pesar de sus evidentes limitaciones. De esta manera edificó a quienes lo cuidaron y a quienes lo visitaban.
 
    El miércoles 20 de enero, después de largas horas en que su respiración fue extremadamente dificultosa,  falleció a las 20.22 debido a un paro respiratorio. El viernes 22 de enero, se celebró en la Parroquia de La Anunciación su Misa de Funeral, luego de lo cual su cuerpo fue sepultado en la Cripta de la Congregación, en el Cementerio Católico de Santiago.
 
    En la Eucaristía del Funeral se leyó el texto de la presentación del niño Jesús en el Templo (Lc 2, 22-40), ocasión en que el anciano Simeón bendice a Dios, expresando que puede morir en paz porque ha visto al Salvador. Confiamos en que nuestro querido hermano Mario, como el buen Simeón, ya descansa en paz y goza de la Salvación que Dios regala a sus amigos y servidores.

20/01/2009