"En Jesús encontramos todo"

CONGREGACIÓN DE LOS SAGRADOS CORAZONES
de JESÚS y de MARÍA
Gobiernos Generales de Hermanos y Hermanas, Roma

ESPAÑOL | ENGLISH | FRANÇAIS

Home / Nuestros difuntos / † P. Ignacio SÁNCHEZ UGARTE sscc (Chile)

† P. Ignacio SÁNCHEZ UGARTE sscc (Chile)


    Hijo del matrimonio formado por Manuel Sánchez y Cristina Ugarte, Juan Guillermo Ignacio nació en Santiago, el 25 de junio de 1919. Era el sexto hijo entre nueve hermanos y hermanas. Días después de su nacimiento, el 1 de julio, fue bautizado en la Parroquia de Santa Ana. En enero de 1927 recibió el sacramento de la Confirmación, en Las Cruces.
    Realizó sus estudios básicos y medios en el Colegio SS.CC. de Santiago (Alameda). A la edad de 17 años ingresó al Noviciado de la Congregación, en Valparaíso. Profesó sus votos temporales el 10 de abril de 1938 y sus votos perpetuos tres años después, el 13 de abril de 1941, en Los Perales. Recibió la ordenación sacerdotal en Valparaíso, el 18 de diciembre de 1943, de manos de Monseñor Rafael Lira Infante.
    Hasta el 1969, ejerce su ministerio principalmente en el campo de la educación, tanto en los Colegios SS.CC. (Viña del Mar, Concepción y Alameda) como en las escuelas dependientes en ese tiempo del Patronato SS.CC. Durante 1957-1959 es director de la Escuela del Patronato situada a los pies del Colegio de Alameda, mientras que en el período 1963-65 es director de la Escuela San Damián, en Valparaíso. Este tiempo dedicado a la educación fue interrumpido en diversas ocasiones para prestar otros servicios: capellán en Los Perales en 1950-51, socius del Noviciado en Los Perales en 1956, estudios de pedagogía en Europa en 1960-61.
    En 1970, Ignacio inicia un período de variados servicios, fundamentalmente fuera del campo escolar. En 1970-71 es párroco de la Parroquia de Santa Clara. Durante 1972-73 realiza servicios apostólicos en Francia y en Sevilla. En 1974 vuelve por un año a ser director de la Escuela San Damián. En 1975 inicia una capellanía en Gendarmería, en la cárcel Capuchinos, viviendo primero en la comunidad de calle Los Leones y luego en Condell. En 1984-85 se traslada a Perú, para colaborar en la misión de la Congregación en Arequipa (Perú), asumiendo durante 1985 como párroco de la Parroquia Santa Gertrudis, Sachaca. Durante 1986-87 está nuevamente en Santiago, colaborando en diversos momentos en la Parroquia Nuestra Señora de Los Parrales, en La Anunciación y en el CPJ Alameda. En 1988-1992 permanece en Concepción, como vicario de la Parroquia Universitaria, mientras que durante el período 1993-2001 forma parte de la Comunidad de Cochamó, en Santiago, colaborando en la Parroquia San Pedro y San Pablo y, después, en la Parroquia Damián de Molokai. Desde mediados del año 2001 hasta el día de su muerte, vivió en la comunidad de Condell.
    Ignacio fue un hermano activo en la vida comunitaria y provincial. Manifestó una preocupación permanente por los hermanos y por la Provincia, expresada a veces desde miradas muy originales o parciales, no siempre fáciles de compartir por los demás. Lo hizo desde dentro de la comunidad, unido en el afecto y en la fe. Incluso cuando vivió momentos comunitarios de desencanto y sufrimiento, sea por sus limitaciones personales, sea por decisiones que no comprendió ni compartió, manifestó un cariño grande a la comunidad y se sintió hermano de los Sagrados Corazones.
    A esto ayudó, sin duda, su auténtico espíritu religioso, que se expresó en un compromiso permanente con la práctica de la oración, la adoración y la eucaristía. Las vivió y le preocupaba que los demás fuéramos fieles en su práctica. Su espíritu religioso se manifestó, también, en su preocupación por la vida de pobreza y en su disponibilidad para servir en el apostolado.
    Desde joven Ignacio tuvo una salud frágil y debió batallar con enfermedades de diverso signo. Sin embargo, mantuvo fortaleza y buen ánimo. “La vida muchas veces lo apaleó, pero nunca le quitó ese ánimo que sólo el Espíritu Santo puede infundir, el ánimo para batallar con sus enfermedades, el ánimo de perseverar en las tareas que le fueron confiadas como sacerdote de Jesucristo. El ánimo para participar lealmente con la comunidad religiosa que tanto quiso” (palabras del padre Esteban Gumucio escritas pensando en la muerte de Ignacio)
    Desde mediados del 2007, la salud de Ignacio se debilitó de manera significativa. Neumonitis, operación a la cadera, insuficiencias cardiaca y respiratoria severas, entre otras cosas, le hicieron vivir el último año con especial fragilidad. La madrugada del lunes 7 de julio, a las 3.30, partió a la Casa del Padre, haciéndose realidad aquello escrito por Esteban hace algunos años: “El Señor ha escuchado tu oración, ahora descansa en la verdadera paz. Me imagino que ahora, en la visión de Dios, cara a cara, ya no harás más preguntas. Todos los por qué de las cosas de este mundo te son contestadas en la contemplación del Dios Padre de Nuestro Señor, que fue y es para siempre tu amigo. La muerte que tanto deseaste no ha sido huir por desesperación, sino acercarte definitivamente al Señor de tu vida. Verdaderamente Ignacio, nosotros creemos que has muerto en Cristo Jesús, nuestro común Señor y amigo.”
    El martes 8 de julio, a mediodía, se celebró la Misa de su Funeral, en la Parroquia de La Anunciación. Luego, su cuerpo fue sepultado en la cripta de la Congregación, el Cementerio Católico de Santiago.
 

07/07/2008